Mal método, mal resultado

Mijal Montelongo Huberman

Las aves, al ser el grupo de animales del cual se tiene más información acerca de su ecología y su respuesta a alteraciones en el ambiente, son utilizadas para conocer el estado en el que se encuentra una región en particular (Milesi et al., 2002). En la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) se hicieron conteos de aves y se analizaron los resultados para determinar el impacto que tendría la realización del proyecto en el Lago de Texcoco (GACM, 2014).

La MIA implementó un muestreo de aves que consistió en cinco conteos directos durante los meses de noviembre a enero en seis cuerpos de agua: Lago de Texcoco, Parque Ecológico Xochimilco, Ciénega de Tláhuac, Presa de Guadalupe, Presa Zumpango y Presa Cuevecillas. El periodo de muestreo resulta demasiado reducido para obtener un buen panorama de las especies durante la época de migración. Por otra parte, los muestreos se centraron en el Lago de Texcoco donde se realizaron los cinco muestreos, mientras que los otros cuerpos de agua sólo fueron muestreados tres veces. Con los resultados obtenidos de estos muestreos, la MIA reporta 74 especies de aves en la región; sin embargo, esta cifra es aproximadamente la mitad del número de especies reportadas por otros estudios realizados en el mismo sitio (GACM, 2014).

Cuando el periodo de muestreo no se lleva a cabo en diferentes épocas del año, no podrá tenerse una lista completa de las especies que utilizan un sitio y se registrarán una menor cantidad de especies. En este caso, se debieron realizar muestreos tanto en la época en que llegan especies migratorias como en las que no, y se debió realizar un muestreo exhaustivo en las épocas de importancia. Debido a que el muestreo de la MIA sólo se realizó durante tres meses, aunque estos meses estén dentro la época de migración, hay que señalar que ésta empieza a partir de septiembre y puede terminar hasta febrero (Alcántara y Escalante, 2005; Ayala-Pérez et al., 2013). Por esto, podrían haberse registrado más especies si se hubiera realizado el muestreo desde antes, debido a que algunas poblaciones pudieron haberse desplazado del sitio antes de que empezara el muestreo y otras pudieron llegar después.

Además, debido a que una importante cantidad de especies que se encuentran en la zona del Lago de Texcoco son consideradas como escasas o raras (Alcántara y Escalante, 2005), el periodo de muestreo fue corto para poder registrar este tipo de aves. Al no tener una lista completa de especies, puede que no se hayan incluido algunas que se encuentren en alguna categoría de riesgo por la NOM-059-SEMARNAT-2010 (Alcántara y Escalante, 2005; DUMAC, 2005) y, por lo tanto, que se llegue a la conclusión de que la cantidad de especies afectadas por el desarrollo del proyecto sería menor de lo que realmente va a ser.

Al hacer los muestreos, como observaron mayor abundancia de aves en el Lago Nabor Carrillo, que además es un cuerpo de agua relativamente grande y permanente en comparación con los otros que hay en la región y que está alejado de donde se va a construir el aeropuerto, se da la impresión de que las poblaciones de aves van a tener un lugar amplio para establecerse, cuando ya de por sí, es el cuerpo de agua que más están utilizando (GACM, 2014). Por lo tanto, la MIA concluye que las aves no se verán muy afectadas por la realización del proyecto.

Sin embargo, en otro estudio se observó que en otros lagos, como la Caseta 7 y la Cola de Pato, tienen una mayor riqueza y densidad de especies, en comparación con el Nabor Carrillo (DUMAC, 2005). Entonces, dado que en los cuerpos de agua donde se observan más especies es donde se va a construir el aeropuerto, las poblaciones de aves que se establecían en ellos se verán seriamente afectadas debido a que sufrirán una pérdida total de hábitat.

Al examinar los resultados y las conclusiones a las cuales llegaron al realizar el muestreo de aves para la MIA, parece que lo que hicieron fue un esfuerzo mínimo por cumplir con un requisito (la realización de una MIA) para que pudiera implementarse el NAICM. La poca cantidad de muestreos y de lugares de muestreo produjeron resultados deficientes que no reflejan la información real. Por lo tanto, lo que se describe en la MIA en relación a las aves no es una descripción completa de lo que se presenta en el sitio y utilizan la información que obtuvieron para respaldar su argumento de que la implementación del proyecto no va a tener gran impacto sobre las poblaciones de aves.

Como conclusión, considero importante llevar a cabo un muestreo exhaustivo para localizar la mayor cantidad de especies que puedan encontrarse en la región, por medio de la realización de conteos en varios puntos para que no haya huecos en la información, la realización de conteos durante un periodo prolongado de tiempo, tomando en cuenta las épocas en las cuales hay especies migratorias y las que no. Si no se tiene la información completa no se debería de llegar a la decisión definitiva de realizar el NAICM, debido a que no se estarían tomando en cuenta otros factores que podrían contribuir a que los efectos o resultados sean diferentes o bien, que sean más negativos de lo que originalmente se pensaba.


Referencias

  • Alcántara, J.L. y P. Escalante. 2005. Current threats to the Lake Texcoco globally important bird area. USDA Forest Service Gen. Tech. Rep. 1143-1150.
  • Ayala-Pérez, V., N. Arce y R. Carmona. 2013. Distribución espaciotemporal de aves acuáticas invernantes en la Ciénega de Tláhuac, planicie lacustre de Chalco, México. Revista Mexicana de Biodiversidad. 84: 327-337.
  • Ducks Unlimited de México, A.C. 2005. Programa de conservación y manejo para las aves playeras en el Lago de Texcoco, Estado de México.
  • Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México. 2014. Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México: Manifestación de Impacto Ambiental Modalidad Regional. MIA-15EM2014V0044
  • Milesi, F.A., L. Marone, J. López, V.R. Cueto y E.T. Mezqudia. 2002. Gremios de manejo como indicadores de las condiciones del ambiente: un estudio de caso con aves y perturbaciones del hábitat en el Monte Central, Argentina. Ecología Austral. 12: 149-161.

Commentarios

commentarios