Aves endémicas y migratorias en peligro por construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM)

Karina Flores Amayo

FOTOGRAFÍA: Doug Macaulay / iNaturalist.ca

El ex-Lago de Texcoco es una zona que ha recibido varios reconocimientos por alojar al menos 20,000 aves playeras al año, provenientes principalmente de Estados Unidos y Canadá. Sin embargo, en la propuesta del NAICM se ha omitido información acerca de las especies registradas y del impacto que sufrirán con el desarrollo de este proyecto.

En el 2014 fue anunciada la construcción del NAICM, no obstante, este proyecto presentó varias omisiones en la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), entre ellas los daños a la avifauna, a pesar de que el Lago de Texcoco es considerado como una Área de Importancia para la Conservación de las Aves desde 1999 en donde se encuentran más de 100,000 aves acuáticas durante el invierno, y es en el año 2007 cuando fue categorizado por Birdlife International como A1 (Especies Globalmente Amenazadas).

Según la CONABIO, 250 especies se encuentran es este lago, dentro de las cuales hay residentes, temporales, migratorias en invierno y en verano. Debido a la relevancia de estos datos, en la MIA se presentó un total de 74 especies de aves, tanto acuáticas como terrestres. En la tabla presentada de avifauna, los promoventes hacen mención de un par de especies encontradas en el área del proyecto. Sin embargo, no indican que se encuentran sujetas a protección por la NOM-059SEMARNAT-2010.

De las especies con algún estatuto de importancia se encuentran: tres especies amenazadas y once bajo sujetas a protección por la NOM-059-SEMARNAT-2010 , cuatro se encuentran en la lista de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), veintidós especies están en alguna categoría de endemismo y dos con un grado de vulnerabilidad alto. De las antes mencionadas, en la MIA solo se registró una especie sujeta a protección por la NOM, tres por la IUCN y cuatro por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES). Ante la abismal diferencia de muestreo y por el tamaño del proyecto se hacen irrelevantes los datos presentados, resultado de solo cinco conteos en total; dos durante el mes de noviembre, dos en diciembre de 2013 y uno en enero de 2014. Realizados en seis cuerpos de agua diferentes, en donde no se hace mención de que otro de los cuerpos de agua, también cuenta con el programa de Área de Importancia, y a su vez, cuenta con el registro de siete especies en la lista de la NOM, una en peligro y cinco en alguna categoría de endemismo.

FOTOGRAFÍA: greglasley / iNaturalist.org

Aunado a ello se prevé la posibilidad de que exista mortalidad directa o indirecta de la vida silvestre por la presencia humana y el uso de maquinaria en la zona. En cuanto al hábitat, se pretende crear nuevos cuerpos de agua al suponer que las aves se adaptaran a éstos, sin hacer distinción del lugar a donde serán desplazadas (asunto del cual no mencionan la manera en que lo harán).

Por otro lado, no citan nada acerca de las disposiciones de los ministros de medio ambiente de Estados Unidos de América, dado que tiene un compromiso para conservar los lugares donde anidan, se reproducen y alimentan una gran cantidad de aves, tanto endémicas como migratorias que llegan a los cuerpos de agua pertenecientes al lago de Texcoco; compromiso que inició en enero de 1997, por lo que sería relevante la previa consulta con estos países.

En cuanto a las acciones de monitoreo y conservación de aves, solo se hace mención de aspectos generales referentes al plan de trabajo y actividades a realizar, pero realmente no se pone en cuestión lo que sucederá a largo plazo, sino es hasta que se entreguen los informes en el año 2018.

Por último, según datos recolectados en más de 100 organizaciones de todo el mundo por BirdLife en el 2016, el Lago de Texcoco se encuentra entre una de las 338 Áreas Importantes para la Conservación de Aves y Biodiversidad (IBAs). Sin embargo, la avifauna se encuentra en peligro debido a que están bajo amenaza inmediata por daño o destrucción, y por tanto, su estado es muy desfavorable y las acciones son despreciables. Ante las omisiones encontradas, el aeropuerto ya ha empezado su construcción, sin importar el impacto que pueda causar en el territorio donde se encuentran altas densidades de poblaciones de aves, que son indispensables para el equilibrio ecológico y la biodiversidad del Ex Lago de Texcoco.

Si las aves abandonan este sitio, las opciones para encontrar nuevo hogar son reducidas. Las charcas que les pretenden ofrecer serán urbanizadas, pronostica José Luis Alcántara. “Habrá una gran cantidad de actividades inherentes de un aeropuerto; el desarrollo urbano se va a acelerar, y las zonas agrícolas se convertirán en centros habitacionales o comerciales”. Podrían volar a la laguna de Zumpango, hacia el norte, o hacia los canales de Xochimilco o la Ciénega de Tláhuac, al sur. Sin embargo, para el especialista, cualquiera de estas alternativas tiene pocas posibilidades de éxito (Montes, 2016).

El reducir el hábitat de las aves, además de que implica la acumulación de un mayor número de especies en sitios cercanos por la construcción de nuevos cuerpos de agua, alterará su conservación, debido a que el alimento y el lugar de anidación se verán más compactados, y es algo que no podremos medir hasta que se empiecen a reducir las especies, hasta ahora presentes.

Lo que causa mucha preocupación son las aves endémicas y especies con alto valor de protección, ya que una vez que éstas sufran alguna alteración, es probable que no resistan y desaparezcan, situación que es irreversible e incontrolable en este contexto. Aunque quedan muchas dudas en el tintero, se pone en juego años de restauración y conservación de un territorio que está cargada de una gran riqueza tanto biológica como histórica y social, que respondiendo a demandas de disponibilidad y eficacia de los vuelos e interconexión con varios destinos, se termina con una de las pocas zonas que son indispensables para el país.


Referencias

  • Montes, R. 2016. Desplazarse o morir: el destino incierto de las aves de Texcoco. Revista Crónica Ambiental. Recuperado desde https:// www.cronicaambiental.com.mx/edicion-27/desplazarse-o-morir-eldestino-incierto-de-las-aves-de-texcoco

Commentarios

commentarios