Al Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México se le mueve el piso

Rosa Marina Flores Cruz

Al NAICM se le mueve el piso, y lo digo en el sentido literal de la palabra. Ocurre que este ambicioso proyecto pretende instalarse en el ex Lago de Texcoco, un área altamente inundable ubicada en el Valle de México. Esta zona vive en perpetuo hundimiento debido al desecamiento artificial del valle y a la alta demanda de agua que exige la Ciudad de México, lo que sumados al relieve y a los suelos arcillosos que caracterizan la zona lacustre, provoca la exposición del lecho del lago y la desertificación de sus terrenos. La Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) de este proyecto, ha optado por argumentar que el estado actual de deterioro de la zona es tan grave que, permitir la construcción del NAICM trae consigo mayores ventajas económicas que perjuicios ambientales. En otras palabras: “peor, no puede estar”.

El estado del lago no es tan catastrófico como su Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) lo pretende hacer ver. Según la página web de la Red Hemisférica de Reservas para las Aves Playeras: “A pesar de su condición actual, por sus características ecológicas y sociales, así como su ubicación tan cercana con la Ciudad de México, los humedales del Lago de Texcoco son utilizados como un área clave para la distribución de las aves playeras y de un número importante de otras especies de aves acuáticas migratorias y residentes” (RHRAP, 2009). Es decir, la importancia ecológica como vaso regulador de corrientes naturales y artificiales del sistema lacustre del lago de Texcoco sigue siendo primordial, sobre todo para el desarrollo y tránsito de la avifauna.

La construcción de un proyecto de la magnitud del NAICM en esta zona de características frágiles, implica riesgos graves tanto para los ecosistemas y las comunidades campesinas que lo identifican como parte de su territorio, así como para la propia infraestructura del proyecto que podría verse afectada debido al uso de tierras altamente inundables. El actual hundimiento sufrido en la zona ya afecta a la infraestructura urbana y al drenaje, como ocurre en El Gran Canal de Desagüe, que se marca como límite sur del polígono: “[…] ya presenta una contrapendiente con respecto a su diseño original” (Jazcilevich-Diamant et al., 2015, 148 p.). Resulta preocupante todo lo anterior, junto con lo que se establece en la MIA y en la dictaminación del resolutivo. Así, Delgado (2015, 4 p.) señala que: “En la Manifestación del Impacto Ambiental (MIA) para la construcción de este megaproyecto, se reconoce que los suelos no son estables y tendrán un hundimiento anual de hasta 40 cm. Esto tendrá efectos de inundaciones en los asentamientos humanos aledaños y un impacto mayor se espera con la puesta en marcha del aeropuerto por los efectos en la contaminación por ruido, agua y crecimiento urbano desordenado.”

Según la MIA, los hundimientos ocasionados por la sobreexplotación del agua en el Valle de México han provocado daños en edificios, instalaciones industriales, e infraestructura vial e hidráulica, “produciendo deformaciones y grietas en el terreno aluvial y lacustre, incrementando riesgos y vulnerabilidad a sismos e inundaciones” (GACM, 2014, IV-65). De igual manera, se señala que “el sitio del predio del Proyecto, se localiza en la zona con mayor hundimiento promedio anual que es de 21 a 30 centímetros” (GACM, 2014, IV-65).

El riesgo y su magnitud son reconocidos, así como las medidas para evitarlos o mitigarlos, que básicamente son tener en cuenta el tipo de suelo y el promedio de hundimiento en el momento de elegir el material para la construcción. Además, en la presentación del caso sobre el hundimiento, se omiten las consecuencias de la urbanización desordenada asociada al aeropuerto, fenómeno que puede observarse en la actual terminal aérea, y que agrava el hundimiento no sólo por la infraestructura asociada al crecimiento poblacional (de viviendas, servicios públicos y establecimientos comerciales), sino por el incremento en la demanda de agua, provocando que el desecamiento del acuífero sea inevitable (Luege, 2004).

Entre las distintas particularidades que pueden ser identificadas en la MIA del NAICM, el tema del hundimiento del suelo en la zona lacustre es una más de las obvias omisiones que realiza la autoridad ambiental al dictaminar sobre esta obra de infraestructura. La aproximación al problema de investigadores de diversas instituciones, no ha sido nula, demostrando la importancia de la zona del Lago de Texcoco para la preservación de los ecosistemas lacustres, y la necesidad de poner atención a las características pedológicas e hídricas que imposibilitarían la construcción de un proyecto de este tipo.

El problema inminente del hundimiento es fácilmente zanjado con la autorización de estudios para determinar el material más “adecuado” a ser empleado durante la construcción. Las omisiones son claras, así como la intencionalidad de las autoridades por respaldar una obra altamente dañina en términos ambientales (incluyendo no sólo una aproximación ecosistémica, sino también socio-cultural y política para las comunidades aledañas), pero que conlleva una fuerte presión políticoempresarial para realizarse.


Referencias

  • Delgado, D. 2015. Impacto del megaproyecto del Nuevo Aeropuerto para la Ciudad de México en el patrimonio biocultural y agroecología de la zona lacustre de la región Atenco-Texcoco, México. V Congreso Latinoamericano de Agroecología – SOCLA. Buenos Aires, Argentina, 5pp. Recuperado el 04 de junio de 2017 desde: http://sedici.unlp.edu. ar/handle/10915/57536
  • Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México. 2014. Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México: Manifestación de Impacto Ambiental Modalidad Regional. MIA-15EM2014V0044
  • Jazcilevich, D. A., C. Siebe, C. Estrada, J. Aguillón, A. Rojas, E. C. García y C. Sheinbaum. 2015. Retos y oportunidades para el aprovechamiento y manejo ambiental del ex lago de Texcoco. Boletín de la Sociedad Geológica Mexicana, 67 (2): 145-166.
  • Luege, T.J. 2014. Nuevo Aeropuerto Internacional. En Tizayuca SÍ, sobre el Lago de Texcoco NO. Recuperado el 11 de junio de 2017 desde http://docplayer.es/9082802-Nuevo-aeropuerto-internacional.html
  • Red Hemisférica de Reservas para las Aves Playeras. 2009. Lago de Texcoco. Recuperado el 04 de junio de 2017 desde http://www.whsrn. org/es/perfil-de-sitio/lago-texcoco

Commentarios

commentarios